lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti


VA AQUI MI HOMENAJE AL GRAN POETA Y PENSADOR
MARIO BENEDETTI



ALLENDE
Para matar al hombre de la paz ,
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz ,
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques,
para batir al hombre de la paz,
tuvieron que bombardearlo, hacerlo llama, porque el
hombre de la paz era una fortaleza,
para matar al hombre de la paz ,
tuvieron que desatar la guerra turbia ,
para vencer al hombre de la paz ,
y acallar su vos modesta y taladrante,
tuvieron que empujar el terror hasta el
abismo ,
y matar más para seguir matando ,
para batir al hombre de la paz ,
tuvieron que asesinarlo muchas veces ,
porque el hombre de la paz era una fortaleza,
para matar al hombre de la paz ,
tuvieron que imaginar que era una tropa,
una armada, una hueste, una brigada,
tuvieron que creer que era otro ejército ,
pero el hombre de la paz era tan sólo un
pueblo ,
y tenía en sus manos un fusil, y un mandato,
y eran necesarios más tanques, más rencores,
más bombas, más aciones, más oprobios,
porque el hombre de la paz era una fortaleza,
para matar al hombre de la paz ,
para golpear su frente limpia de pesadillas,
tuvieron que convertirse en pesadilla ,
para vencer al hombre de la paz ,
tuvieron que afiliarse para siempre a la
muerte,
matar y matar más para seguir matando ,
y condenarse a la blindada soledad,
para matar al hombre que era un pueblo,
tuvieron que quedarse sin el pueblo.



Escrito por Mario Benedetti
Tomado de Nombres propios del libro Viento del exilio

2 comentarios:

CILENCIO NO SE CALLA dijo...

Mabel querida, lo de
Benedetti, de acuerdo, somos del mismo pàlo, hasta cuevos, pero el de tu viejo, aparte de ser brillante, me hizo mierda. yo lo perdí a los 13 años, y nunca supimos decirnos "te quiero", y nos queríamos. recien en un sueño, este año, se lo dije, y le di un beso en la frente, a un pelado, que no era él, que también era pelado, pero yo sabía que era él. perdón por la infidencia llorona.
Un gran beso en Cilencio.

Mabel (por un mundo mejor) dijo...

Ya lo sé... Cilencio, amigo. Son sentimientos muy profundos que te arman la vida... y te la desarman al mismo tiempo.
...........Y yo me lo llevé conmigo por todo el mundo y sigue a mi lado, siempre, pues la muerte es sólo una tumba para la carcaza.El, son los recuerdos y esos no mueren nunca.
Un abrazo amigo.