miércoles, 20 de mayo de 2009

El Misterio de Azaria


El caso de Azaria, hija de Lindy y Michael Chamberlain (ella y él de Nueva Zelanda), fue tan dramático como misterioso. Australia se convulsionó por muchos años a partir de este notorio caso. Michael Chamberlain era Pastor de los Adventistas del Séptimo Día (Seventh Day Adventists).
En Agosto de 1980 Los Chamberlain decidieron ir a acampar en el Territorio del Norte donde se encuentra la Roca de Ayers (Uluru es su nombre oficial). Esta roca se encuentra en Alice Springs y es el "dreamtime" de los aborígenes (su pasado).
Es una roca extrañamente hermosa, aparece de repente sobre el llano, su altura es 348 m y su circunsferencia de 9.4 Km. Cambia de colores según la alumbre el sol y de repente, en el atardecer, se la ve roja reluciente (como en la foto de arriba). Cuando llueve intensamente, se transforma en una enorme cascada de agua y se asemeja a una fuente extraterrenal.
Siguiendo con la historia... una vez en el lugar, habiendo hecho el conocido ritual de fotografiar la Roca al atardecer, ellos y sus amigos, instalaron tiendas de campaña y en una de ellas acomodaron a la pequeña Azaria. Unos minutos más tarde, un pequeño llanto fue escuchado y Lindy Chamberlain, al acudir a la tienda de campaña se encontró con la imagen de un perro dingo que salía de la misma -aunque Lindy nunca pudo confirmar que, sin lugar a dudas, vio al perro en cuestión en ese momento y se limitó a repetir lo que "creyó ver". Al aproximarse a la tienda, Lindy Chamberlain encontró que la bebé había desaparecido. Ella comenzó a gritar "un dingo se llevó a mi bebé".
Lo que siguió fueron numerosos litigios para deslindar responsables. Todo apuntaba a que el dingo sacó a la bebita de la tienda de campaña, la mató y la enterró en algún lugar del desierto en Uluru. Por supuesto que éste suceso dejaba en muy malos términos a las autoridades del Territorio del Norte, a quienes diversos activistas acusaron de ser responsables de la muerte de Azaria al permitir que perros salvajes rondaran por los campamentos. Y muchísimos dingos fueron sacrificados.
Nunca se encontró el cuerpito de la bebita. Nunca nadie confensó un crimen. Pero hubieron suficientes evidencias que algo raro había pasado, ya que se encontraron rastros de sangre en la ropa de la madre, unas tijeras con restos de sangre y también se encontraron rastros en el coche familiar, además de otras muchas evidencias más que hicieron que la condenaran y la enviaran a la cárcel por tres años... a trabajos forzados.
En el interín entre el juicio y la condena, Lindy quedó embarazada nuevamente y en la cárcel tuvo a una hijita a la que le quería poner nuevamente el nombre Azaria pero no se lo permitieron y entonces la llamó Thalia.
Cuando los periodistas le preguntaron por qué había elegido el nombre de Azaria nuevamente, ella contestó que era porque el "Señor se la había devuelto sin manchas " refiriéndose a la transfusión de sangre realizada a Azaria apenas nació (cuando desapareció apenas tenía un mes). Ellos, los padres, se habían opuesto, debido a sus creencias.
Después de tres años en la cárcel y debido a algunas irregularidades del sistema judicial y a la "no del todo valedera" confirmación de que la ropa encontrada era de Azaria y tenía rastros de dingo, la declararon inocente. Los expertos, manifestaron que esa nunca es la manera de actuar del animal y que si había rastros de saliva de algún dingo, sería porque al tener sangre, el animal la mordisquéo y trató de "comerla". Luego ella le hizo juicio al gobierno.
Los hijitos mayores que, esa noche trágica, estaban al lado de la tienda de campaña, nunca quisieron hablar y cuando lo hacían, lo hacian con muchas vacilaciones y timidez, siempre mirando hacia abajo sin levantar la cabeza.
El misterio sigue y seguirá. Sigue habiendo opiniones divididas, pero en general éstas se inclinan a señalar a los padres como culpables.
¿Qué pasó realmente?
Se hizo una película con Meryl Streep "A cry on the Dark" (Un grito en la oscuridad) que fue nominada para un Oscar. La interpretación de Meryl Streep fue excelente, sobre todo el adaptarse a hablar como una verdera australiana.
Aquí se termina la historia sin final de una pobre bebita que sólo vivió un mes de su vida.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

la colifata dijo:
___________________

Hola mabel!!!!
ví esa película....genial la interpretación de meryl streep!!
esa bebé es una de tantos miles abandonados, violentados y muertos en este "hermoso" mundo....
CON LOS CHICOS NO!!!!!!
te dejo un beso enorrrrme!!
la colifata
eleonora

Mabel (por un mundo mejor) dijo...

Gracias por tu comentario querida Eleonora. Ciertamente el papel que hizo Meryl Streep fue fabuloso, sobre todo de la manera que imitó el acento australiano, aunque el argumento de la película fue muy tendencioso dando algunas señales equivocadas.
Un beso Coli.... feliz día.

Helmuth dijo...

Miente, Miente, que algo queda. Es un refrán muy recurrido aquí en Chile. En otra pagina vi como mentías respecto a nuestra Iglesia, nosotros no estamos en contra de las transfusiones y ademas por algo la Justicia australiana habrá liberado a nuestra hermana.

Mabel G. dijo...

Helmuth.... si tú lo dices.... (??¿)